V Congreso Internacional de Ciencias y Desarrollo de la Educación

El viernes 26 de mayo, Lucia Sierra Cano, investigadora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y colaboradora de ASPANOVAS Bizkaia, presento en el  V Congreso Internacional de Ciencias y Desarrollo de la Educación, celebrado en el Palacio La Magdalena de Santander,  las conclusiones extraidas de su intervención con los niños, niñas y adolescentes con cáncer en la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital de Cruces durante el pasado mes de abril.


Bajo el título "Los beneficios de la actividad artística en la calidad de vida y en la integración de los niños afectados de cáncer", Lucia presento las conclusiones del estudio  y defendió que "Los resultados analizados de este estudio, nos muestran que mediante el modelo de ArteTerapia de la danza, se logra reducir una de las principales secuelas que les generan los tratamientos oncológicos, que es la ansiedad y en consecuencia aumenta la autoestima. Los sujetos alcanzan cambios positivos incrementando los niveles de la autoestima y reduciendo los niveles de ansiedad al terminar una sesión. Lo que nos permite corroborar, que el método Psicoballet, las técnicas distractorias, de relajación, de respiración y de concentración son beneficiosas para ayudar a reducir las secuelas generadas por lo tratamiento oncológicos y repercutiendo directamente en la mejoría de la calidad de vida que interviene en el bienestar físico, psíquico y social de los niños y adolescentes que padecen cáncer".


Lucia agradeció el apoyo recibido desde su grupo de investigación de la Universidad Rey Juan Carlos, la acogida del personal de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario de Cruces y el respaldo de ASPANOVAS Bizkaia.


Pero quiso agradecer de una manera muy especial la generosidad de las familias con las que ha tenido el privilegio de trabajar y que le han brindado una preciosa oportunidad para seguir aprendiendo del duro mundo que se esconde trás las puertas de la unidades de oncología pediátrica.


¡Muchas gracias, Lucia!