Cuidado de los hermanos y hermanas de menores con cáncer

Gracias a la generosa colaboración de varias familias de ASPANOVAS que han compartido su propia experiencia, os presentamos un nuevo trabajo que tiene como protagonistas a los hermanos y hermanas de los niños, niñas y adolescentes con cáncer: “Atención y cuidado a los hermanos de los menores con cáncer”

Actualmente la medicina, la pedagogía, el trabajo social, la sociología y otras ciencias están realizando una gran labor en los hospitales con los niños que se encuentran ingresados por una enfermedad de larga duración.

La enfermedad incide no sólo en el bienestar psicológico del niño o niña sino también en el de toda su familia, a través de esa compleja multitud de variables sintomáticas, terapéuticas, emocionales y sociales que, poderosamente entrelazadas, impactan de forma casi determinante en los procesos de la dinámica y del funcionamiento de la vida familiar.” (Rev. Pedagogía, v.24 n.71 Caracas set. 2003)

En ASPANOVAS nos hacernos cargo de la necesidad de una intervención familiar de manera holística, procurando que la enfermedad del menor afecte lo mínimo posible a las dinámicas familiares y al desarrollo personal de cada uno de sus miembros.

Es evidente que el cáncer en la infancia es un choque para toda la familia por múltiples factores: la enfermedad en sí, que sea un hijo el que la sufre, que sea un menor, que se trate de una enfermedad que pone en riesgo su vida, etc. Todo ello lleva a las familias a poner en marcha procesos de adaptación, y nosotros como profesionales debemos ser quién de acompañarles y darles soluciones en cuanto al bienestar de cada uno de ellos y del mantenimiento de la familia como grupo social primario.

Como respuesta a las demandas y dudas que plantean muchas de nuestras familias cuando se acercan a ASPANOVAS, hemos querido centrarnos en los hermanos y hermanas no  enfermos y elaborar esta pequeña guía que proporcionará a las familias unas pautas sencillas que ayuden y apoyen a los padres en una mejor atención a los hermanos sanos. Estos miembros de la familia, a los que incluso algunas corrientes catalogan como “forgottenchildren” (American Cancer Society) afirmando que la tensión emocional a la que están sometidos los padres conllevan al descuidado de las necesidades del niño sano, deben hacer frente al miedo y preocupaciones propias él solo (A. Llorens et al. 2009).

El exceso de demanda que requiere el menor hospitalizado hace que las rutinas y dinámicas familiares tengan que reajustarse, de esta manera los hermanos no enfermos se ven condicionados por el nuevo ritmo de vida de sus padres dando lugar frecuentemente a sentimientos de aislamiento e incomprensión.

Confiamos en que este trabajo, realizado con mucha ilusión por Mª Jesús Nicuesa (Psicóloga de ASPANOVAS) y Rosa Rodríguez (Pedagoga de ASPANOVAS) gracias al apoyo y colaboración de varias familias de ASPANOVAS, sirva de ayuda para acompañar a los hermanos y hermanas de los niños con cáncer en el duro trance que también supone para todos ellos la invasión del cáncer en sus vidas.